Archivo de la etiqueta: san juan

Fiestas de San Juan en Leitairegos

cartelfiestaspuertoEste fin de semana, viernes 24 de junio y sábado 25 de junio, se celebran las fiestas en honor de San Juan en el Puerto de Leitariegos.

El viernes a partir de las 19 horas tendrá lugar una espicha amenizada con la banda de gaitas “Sones de L.leitariegos” y a las 24 horas hoguera

El sábado a partir de las 11 de la mañana Exhibición de mastines españoles, a las 11:30 misa en honor de San Juan, a las 12 Baile Vermú con pincho ofrecido por los vecinos del pueblo, 12:30 entrada de caballos II Concentración ecuestre Leitairegos, a las 14 parrillada para jinetes y todo el que acuda con la camiseta de la fiesta, a las 16 campeonato de bolo vaqueiro en la bolera del pueblo, a las 18:30 Carrera de Cintas, a las 20 horas verbena amenizada por Diego y su Acordeón, a la 1 de la mañana Lanzamiento de paca por las mozas del pueblo, a las 2 campeonato de pulsos y a las 2:30 Entrega de premios y Sorteo de la Rifa.

Nuestro servicio de restaurante está abierto, para hacer reservas: 638 60 44 83

Os esperamos !!

La leyenda del Cuélebre de Leitariegos

11350569_894633477246504_1195821819263056006_n

Todo comenzó, según se cuenta, en una noche cerrada en nieve, cuando un peregrino pidió albergue, como de costumbre, a las gentes de los alrededores, que hicieron caso omiso a sus súplicas y le dejaron morir aterido de frío y hambre, aunque en el último momento decidieron darle auxilio, hallándole casi desvanecido a los pies de la laguna L.leitariegos. Consiguieron reanimarlo, aunque ya agonizaba. Poco antes de morir les advirtió que su cayado sería el instrumento de su venganza por su despiadada actitud.
Al momento, el bastón tomó vida transformandose en una enorme serpiente que se deslizó hasta las aguas de la laguna. El monstruo saldría año tras año en la noche de San Xuan para devorar ganados y destrozar viviendas. Se contaba que una vez había engullido entre sus anillos un carro con bueyes y todo lo que se había acercado a la orilla.
Los desmanes de la bestia solamente cesaban si, una vez al año, le era ofrecida una joven virgen en sacrificio. De esta cruenta forma se vieron obligados a aplacar a la sierpe, hasta que un año una de las doncellas que debía ser sacrificada paró en la capilla de San Juan del Puerto y tras rezar lo conveniente para el caso se encaminó a la orilla de la laguna con un rosario mientras iba rezando a la Virgen. Cuando de la superficie surgió la sierpe, la chica le arrojó el rosario al cuello, enrollandose en torno a él y transformandose en una pesadísima cadena que hizo hundirse al monstruo en las aguas de la laguna para siempre.

Fuente: Camino Real de Leitariegos